¿Dónde está la gente?

¿Dónde está la gente?

Pues efectivamente estuvimos en la inauguración de la exposición "Todo es diseño - Design is everything" presentada por Oscar Mariné, comisario de la propia muestra de la que hablábamos en el post anterior. Oscar nos guió por la sala dando un verdadero recital de amor por el oficio y valoración de los autores expuestos. Un lujo.

Algunas palabras que me llamaron la atención fueron la reivindicación del diseño como industria y como patrimonio cultural, y su insistencia en que se trata de un trabajo duro que requiere gran dedicación, la relación que establece entre grandes clientes y grandes diseñadores (los primeros buscan a los segundos), la referencia a los plazos dilatadísimos que manejan algunos diseñadores (en sentido positivo en la medida que denota obsesión por el buen resultado y el acabado perfecto), la afirmación de que una gran diferencia entre el diseño español y el del resto de Europa es el volumen de los proyectos y un alegato en favor de la profesionalidad:

"¿por qué no se hacen carteles ahora?, porque cada vez que hay que hacer un cartel se hace un concurso de diseño y se presentan tres mil personas que ninguno de ellos es profesional (...) España necesita talento, no tantos concursos que están muy bien para cosas pequeñas o para empezar, pero para las cosas grandes y para representar a España también hace falta que haya gente que sepa hacer las cosas".

Vamos, que dan ganas de volver al estudio y ponerse a trabajar.

Como nota negativa destacaría la escasa afluencia de público a la inauguración. Entiendo que los colegas puedan estar ocupados un jueves por la tarde, que no están los tiempos para perder oportunidad de trabajar, pero me pregunto dónde estaban los estudiantes de Diseño Gráfico de las dos escuelas que tenemos en Asturias. Perder la oportunidad de asistir al lado de casa a una exposición de una calidad tan poco frecuente y escuchar a Oscar Mariné, denota tal falta de interés por la profesión que me parece lamentable.

No sé dónde conseguir el catálogo, que se me antoja imprescindible. Si lo encuentro ya lo comento.