Diseño contra la crisis

Diseño contra la crisis

Hace unos días le sugería a un proveedor la conveniencia de renovar su web, que se ha quedado anticuada tanto visual como tecnológicamente y no está a la altura del prestigio de su marca ni de la calidad de sus productos, compitiendo en desventaja en esta aspecto. Manejando presupuestos millonarios y siendo la web (que les costaría pocos miles) un importante punto de interacción inicial con los clientes, su respuesta fue contundente: "En este momento nada de gastos supérfluos".

Parece que los andaluces piensan diferente.