La verdadera identidad del Señor Rompetechos

La verdadera identidad del Señor Rompetechos

¡Pasen y lean! Ya sabíamos que el edifício era un engendro "más feu que un fetu mal paríu", como dirían en mi pueblo. Pero poco a poco se van revelando sus verdaderas cualidades, magnífico ejemplo del genial trabajo del Señor Rompetechos. Y lo mejor de todo es la pastísima que costó. 

Acabará demolido o matando a alguien. Yo, por si acaso, nunca me he acercado a menos de treinta metros.