Señoritas y rastrojos

Señoritas y rastrojos

Cuando nos pidieron presupuesto nos dijeron que hacían cada número de la revista con un diseñador diferente y que el diseño no debía tener nada que ver con los anteriores. Esto nos chocó un poco porque nos pareció una extraña línea editorial, pero dimos un precio extremadamente ajustado y nos eligieron. 

A partir de ahí todo fue mal:

  • No fuimos capaces de que firmaran un contrato, sólo aceptaron el presupuesto de palabra.
  • Reconocieron (varias veces varias personas) no haber leido las condiciones del presupuesto.
  • Presentamos dos opciones y eligieron la peor.
  • Pretendieron reutilizarla para otra publicación sin autorización y sin pagar nada, a lo que nos negamos.
  • Después de haber maquetado 20 páginas de tablas de datos nos cambiaron la mitad (a mano en una copia impresa que tuvimos que ir a recoger en mano) y añadieron 4 páginas más, sin pagar.
  • Lo que habíamos calculado en cuatro jornadas se convirtió en dos semanas, por lo que perdimos dinero... DOS SEMANAS PARA 24 PÁGINAS!!!

Sólo queda que no nos paquen, así la humillacion será completa. Y lo peor es que la culpa es nuestra por ofertar a un precio tan ajustado y empezar el trabajo sin asegurarnos el resto de las condiciones (plazos, modificaciones, etc.) mediante un contrato que nunca habrían firmado. No creo que vuelvan a llamarnos nunca, pero si lo hicieran tampoco responderíamos. No nos extraña ahora que hagan cada número con un diseñador, nadie soporta esto dos veces.