Tercera versión en 10 años

primitivotmp.jpg

Hace unos 10 u 11 años nos encargaron la imagen de un programa de formación dirigido a jóvenes y, 6 años después, la adaptamos a las nuevas situaciones social, técnica, política... hoy nos toca volver a adaptarla pero, en esta ocasión, procede un cambio mayor que en las dos anteriores.

En la primera versión aparecía la ilustración de un chico, en la segunda aparecían un chico y una chica... en esta ocasión era necesario dar el mismo tratamiento a ambos sexos, por lo que optamos por no representar ninguno, sino una figura humana sin género reconocible.

Nos propusimos crear una imagen fresca, potente y versátil, próxima a los jóvenes que hoy tienen entre 16 y 18 años, que sea posible usar con cualquier medio, sobre cualquier soporte, y que resista cambios en los propios elementos gráficos que la componen sin perder su capacidad de identificación.

Para generar el signo que identifique a las personas que descubren su capacidad para hacer algo que creían lejos de sus posibilidades usamos los siguientes conceptos: una puerta abierta, la posibilidad de hacer algo, de acceder a lo que se desea, una caja de donde salen los bienes del mundo, la creatividad, la capacidad de trabajar para realizar los planes de cada uno y los de todos, una persona saltando, tal vez de alegría porque tiene el tiempo a su favor o porque ha descubierto algo bueno, alguien abriendo el cofre del tesoro... o que ha salido del cofre del tesoro, porque él mismo o ella misma es el propio tesoro.