Flyer para un encuentro religioso

pascua200802.jpg

Nos encargan una invitación a un encuentro religioso para jóvenes y en el encargo hay algo que nos chirría. La dinámica del encuentro girará en torno al guión de un conocido concurso de televisión, pero no es ese el problema, sino que quieren que la publicidad se parezca a la de este espectáculo.

Desestimada por nuestra parte esta terrible sugerencia (no sólo sería una copia, sino que la imagen del concurso es malísima) adoptamos el siguiente discurso: pascua es un huevo y una isla. Todo el mundo sabe que dentro de cada huevo de pascua hay un gato (el gato de pascua, por supuesto) pero, en virtud del principio de indeterminación, no puedes saber si está vivo o muerto, así que rompe el huevo y saldremos de dudas. La distancia entre lo positivo y lo negativo genera una diferencia de potencial que hace saltar la chispa de la vida (y de la muerte) y de ahí la calavera. Las tibias cruzadas son un aspa que marca dónde está el tesoro, y el aspa girada 45º es la cruz, que es alegría y tristeza, y todo vuelve a empezar...